Publicidad engañosa, consecuencias.

Publicidad engañosa, consecuencias.

Millones de dólares, tiempo y energía invertidos en construir una buena imagen se puede derrumbar de la noche a la mañana tras el afán de vender prometiendo productos con descuentos y promociones que no se van a cumplir. Hay cientos de maneras como los supermercados y almacenes de cadena tristemente quieren meternos los dedos en la boca, gracias a nuestra pereza mental de no querer leer con atención, o evitar las tediosas operaciones matemáticas, simplemente cuando vemos la palabra promoción, ganga, oferta, ¡2×1, ¡20%, 40%, 50% de descuento! como fieras hambrientas nos abalanzamos al producto. Lo necesitemos, o más bien no. Ya no es la letra pequeña por la que tenemos que preocuparnos, ahora los ladrones escriben grande y hasta con resaltador. Otros más astutos envían correos o mensajes de texto a sus millones de clientes. Sí, la situación económica está difícil para la mayoría de personas y aunque el colombiano está lejos de ser bobo, juegan con la terrible necesidad que tenemos de ahorrar debido al presupuesto ajustado de tantas familias. Muchos caen, o hemos caído, constantemente en los grandes letreros con letras chillonas que nos hacen creer en descuentos y ahorros que no existen. ¿Quién no ha sido víctima de las populares “ofertas de precios más bajos”? Un producto supuestamente más barato, cuando lo que en realidad ofrecen es un producto en un envase más pequeño. O los pague 3 lleve 4 que al detenernos a realizar la operación sencillamente nos damos cuenta de que estamos llevando 4 por el precio de 4. O cuando vemos en TV el comercial de un jugo de naranja que dice...

Pin It on Pinterest